Mis artículos

La rodilla: aproximación práctica

La rodilla: aproximación práctica

Generalidades: 

La articulación de la rodilla es, posiblemente, la más complicada del cuerpo. Comprende dos articulaciones diferentes relacionadas entre sí: La articulación fémoro-tibial y la articulación fémoro-patelar.

1. La articulación fémoro-tibial 

Está formada por el extremo distal del fémur con sus dos cóndilos convexos y el extremo proximal de la tibia con sus dos platillos planos. Se divide en fémoro-tibial externa e interna.

Estas superficies articulares están recubiertas del cartílago articular, una superficie almohadillada que hace posible un deslizamiento uniforme y sin fricción de los huesos. 

Los cóndilos femorales convexos y los platillos tibiales planos son incongruentes, por lo que la naturaleza desarrolló los meniscos interno y externo.

Los meniscos son fibrocartílagos en forma de cuña que se colocan entre la superficie del fémur y la tibia para lograr su mejor congruencia. Su función es la de dar estabilidad a la rodilla, ayudar a repartir las cargas y facilitar la lubricación de la rodilla. 

Para dar más estabilidad a la rodilla están los ligamentos, que son estructuras fibrosas a modo de cuerdas que se anclan en extremos óseos del fémur y de la tibia.

Los ligamentos principales son 4 : Dos ligamentos laterales (interno y externo) y dos ligamentos cruzados (anterior y posterior); siendo estos últimos los más importantes en la estabilidad de la rodilla.

El Ligamento Cruzado Anterior (LCA) el que más se daña y produce más incapacidad. Se origina en el centro de la tibia, en su parte anterior, y se inserta en el condilo externo en su parte posterior. Impide la luxación anterior de la tibia y limita la rotación de la misma sobre el fémur, por lo que su rotura produce una inestabilidad importante de la rodilla que lleva a la incapacidad funcional y al deterioro progresivo de la misma.

El Ligamento Cruzado Posterior (LCP) se lesiona con mucho menos frecuencia que el LCA y produce una menor incapacidad. Nace en la parte posterior  y central de la tibia y se inserta en la parte anterior del condilo interno.

El Ligamento Lateral Interno está colocado en la parte interna de la rodilla desde el fémur a la tibia e impide el bostezo interno de la rodilla. Es un ligamento acintado, que se lesiona con relativa frecuencia y  que rara vez precisa de reparación quirúrgica debido a su gran tendencia a la recuperación espontánea.

El Ligamento Lateral Externo va de la cabeza del peroné hasta el fémur. Impide el bostezo externo de la rodilla junto con otras estructuras capsulares postero-externas. Su lesión es infrecuente y puede llegar a ser muy incapacitante, dependiendo de la gravedad de la lesión.

2. La articulación fémoro-patelar  

Está formada por la patela y la tróclea femoral, ambas recubiertas de cartílago 

articular. 

La patela es un hueso sesamoideo dentro del tendón del cuadriceps. En esta articulación se inserta el tendón cuadricipital y el tendón rotuliano.

Los músculos que intervienen en la rodilla están para dar movimiento y ayudar en la buena mecánica de ésta.

En la cara anterior del muslo, el cuadriceps es el músculo extensor de la rodilla. El tendón del cuadriceps se inserta en la rótula y continua con el tendón rotuliano que se inserta en la tibia.

En la parte posterior del muslo están los flexores de la rodilla. En la cara interna, el semimembranoso y el semitendinoso que junto al músculo recto anterior y sartorio forman la llamada “pata de ganso” al insertarse en la cara interna de la tibia. En la parte externa está el bíceps femoral que se inserta en la cabeza del peroné y el tensor de la fascia lata que se inserta en la cara anterior de la tibia.

En la cara posterior de la pierna tenemos los gemelos y el soleo (tríceps crural), que nacen en la parte posterior de los condilos femorales y acaban en el calcáneo por medio del tendón de Aquiles.

Últimos artículos

  • Cirugía artroscópica para el menisco

    23/5/2011

    En la intervención se introduce una óptica de aumento conectada a una cámara de vídeo que ...

    leer más
  • La rodilla infantil: lesiones más frecuentes

    19/1/2011

    1. Osteocondritis Disecante:  Es una lesión dolorosa de la rodilla debido a la necrosis de hueso por ...

    leer más