Cirugía protésica de la rodilla

Cirugía  protésica de la  rodilla

Cuando se presenta la destrucción  articular, el dolor y la rigidez de la rodilla es inevitable.  Los músculos se debilitan lo que hace que la movilidad de la rodilla esté disminuida.

Si el tratamiento médico y rehabilitador han fracasado y no existe otra posibilidad quirúrgica, la única solución es la sustitución de la articulación dañada por una prótesis total de rodilla. Lo que le permitirá volver a desempeñar sus actividades diarias. 

La operación consiste en sustituir la articulación dañada por unos materiales artificiales.

En la rodilla se sustituyen los extremos óseos de fémur y de tibia por unos componentes protésicos que articulan  entre sí y con la rótula, que en la mayoría de las ocasiones es también sustituida. Se realiza en quirófano y bajo anestesia general o epidural.  

¿Qué es una Prótesis Total de rodilla?

La sustitución protésica de las articulaciones ha sido uno de los mayores avances logrados por la cirugía ortopédica en este siglo. El esfuerzo conjunto de ingenieros y cirujanos ortopedas ha posibilitado el desarrollo de los materiales y las técnicas para que ello sea posible. La sustitución protésica consiste en  sustituir una articulación lesionada o artrósica por una articulación artificial denominada prótesis.

¿Por qué es necesaria una prótesis de rodilla?

La razón más frecuente para colocar una prótesis de rodilla es eliminar el dolor y la incapacidad causada por una gran destrucción articular. Debido al dolor y a la rigidez el paciente evita utilizar la articulación. 

Los músculos que la rodean se debilitan y esto contribuye a dificultar la movilidad de la misma. Cuando la destrucción articular es importante, la prótesis total de rodilla puede permitir al paciente volver a desempeñar sus actividades diarias.

¿ Cómo se coloca una Prótesis Total de rodilla?

Es una operación que se realiza bajo anestesia general o epidural en la que el cirujano sustituye la articulación dañada por unos materiales artificiales. En la rodilla, los extremos óseos del fémur y la tibia se sustituyen por unos componentes protésicos que se articulan entre sí y con la rótula.

Los materiales utilizados en las prótesis están diseñados para permitir una movilidad similar a la de la articulación normal. Los componentes protésicos suelen estar compuestos por un elemento metálico que encaja exactamente en un plástico especial. Se utilizan diversos metales: acero inoxidable, aleaciones de cobalto, cromo y titanio. El plástico es polietileno que es extremadamente duradero y resistente al  desgaste. Para la fijación de los componentes al hueso suele utilizarse cemento biológico, aunque también existen prótesis no cementadas que se unen directamente al hueso.

¿Cuál es el periodo de recuperación tras una Prótesis Total de rodilla?

Es variable, dependiendo del paciente. Por regla general se le anima para que utilice la nueva articulación poco después de la intervención. Puede colocarse de pie y caminar a los pocos días. Se le colocará una férula articulada para que inicie la recuperación de la movilidad de la rodilla en la propia habitación.

Estará ingresada de 5 a 7 días. Normalmente podrá andar sin muletas y realizar vida normal a los  dos meses.

 

 

Últimos artículos

  • Rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla

    19/3/2013

    El ligamento cruzado anterior es el elemento principal de contención  de su rodilla. Se ha  demostrado ...

    leer más
  • La rodilla: aproximación práctica

    19/1/2011

    Generalidades:  La articulación de la rodilla es, posiblemente, la más complicada del cuerpo. Comp ...

    leer más